martes, 21 de diciembre de 2010

La liebre y el zorro

Una liebre estaba descansando debajo de un árbol al costado de un camino, cuando de repente se oyeron los aullidos de un zorro. Alarmada, la liebre salió corriendo a toda velocidad pero cuando se quiso acordar ya tenía al zorro detrás de ella. Corrió tratando de llegar a la cueva de otra liebre amiga pero las fuerzas la abandonaron y el zorro la atrapó. Ella se defendía con todas sus fuerzas para liberarse de las garras y los dientes del zorro pero éste era muy fuerte y de gran tamaño, en un descuido del animal, la liebre pudo escapar, golpeada y mordisqueada y llegar a la cueva de su amiga. El dueño del campo que estaba observando toda la escena a lo lejos, se acercó, compadecido por el sufrimiento de la liebre e ideó una trampa para el zorro. Este finalmente quedó atrapado y el dueño del campo se lo llevó a su casa para matarlo , cuando todo estaba dispuesto, llegó la liebre y con mucha pena le pidió al hombre que no matara al zorro , que se le podía dar una oportunidad. Entonces el zorro le pidió perdón a la liebre y se hicieron amigos.


Moraleja: No hay que aprovecharse de los demás porque sean indefensos o poco hábiles porque en algún momento podemos necesitar de ellos.



Autora: Micaela Sívori.